UN BRINDIS POR UNA NOCHE LITERARIA CON CAPÁ PRIETO…

«A Yvonne

Brindo por una mujer frondosa

y plural,

de dulzura y bien,

Ingeniera de vida,

Centelleo de sabiduría,

Chamán de poesía y belleza

intuición y tesón.

Brindo por una escritora  de alma tomada,

amasada de lectura, vivencia intensa

y vehemente reflexión,

Por el libro sorprendente,

insurgente y justiciero

que estrena en la piel de la pasión.

Brindo por la mujer

que apalabrada de luna y sol,

de mar y cordillera,

troca la historia borinqueña

en denuncia, literatura y ensoñación.

Brindo por la mujer antilla

por la vasta geografía de su ser, ala de ola,

De cuerpo presente y esencia cósmica, por Yvonne,

Isleña de sangre, de cadencia

de raza y corazón. »

Eric Landrón

© 2009

La negritud en Puerto Rico y Capá Prieto…

«Yvonne linda:

Esperando estés bien. Con beneplácito y entusiasmo, te comunico que hace como una hora, terminé de leer tu maravilloso libro. No solo quería leerlo para cumplir con tu lindo gesto para conmigo, sino, por el hecho de que no soy un lector habitual y esto conllevaba vencerme y convencerme a mi mismo de este compromiso.

Capá Prieto abarca temas que yo, por estar encima de la música, no me topaba y otras enseñanzas que, como bien habías explicado, no se habían expuesto al mundo, quizás por tratarse de nosotros los prietos. Te diré que mis historias favoritas fueron Barrotes Olvidados, Ama De Leche y Calle Felipe Rosario Goyco, de la cual me gustaría que me abundaras mas.

Esto de la negritud en PR, es un tema que lo cogemos con demasiada delicadeza y cuidado de no contaminarnos nosotros mismos, como si eso fuese a suceder, al punto extremo de ignorarlo, como se ha hecho. Por eso admiro mucho al negro norteamericano, que a mi entender, suele ser mas unido y determinado en sus propósitos, cuando siente la atmosfera de discrimen.

Una vez mas, te agradezco por esta experiencia y de mas esta recordarte que tienes un admirador de este trabajo literario y de ti, como mujer y siempre a tu disposición en lo que te pueda ser útil.

Un abrazo,

Julio Rosario Hernández»

Letras Robadas entre el Capá Prieto…

El grupo de lectura Letras Robadas decidió utilizar como texto de análisis durante el mes de enero, el libro Capá Prieto.  Los integrantes  conversaron con la autora Yvonne Denis sobre alguno de sus cuentos.  También, leyeron extractos del mismo, disfrutando así de una velada literaria interesante.

Letras Robadas es un grupo de lectura de Puerto Rico, que se reune una vez al mes en el Parque Luis Muñoz Rivera el tercer sábado de cada mes a las 3:00 de la tarde.

CAMINABA AQUEL GRUPO DE NEGROS QUE SOBRESALÍAN DE LOS DEMAS TRANSEÚNTES. ERA DON JUAN BORIA…

“Bueno ahora a tu libro. Lo leí tal como me pediste. Dejé al lado a Paul Auster y Angela Becerra quienes estaban en turno.  No voy a ir con tapujos y glorificarte sin razón. Pues aquí mis comentarios:

Me pareció excelente. Un gran dominio de la historia, tu prosa suave y ligera, si es que esos calificativos pueden entenderse. Diferente por demás a otras obras de puertorriqueñas y su contraparte masculina. Me llamó la atención de sobre manera algo que critico, con razón o sin ella, de muchos escritores del patio, no utilizas vulgaridades para nada. Tus palabras son tan serias que no pueden dañarse con muletillas y estruendos. No utilizas el sexo como tantos abusan, muchos hasta el cansancio. Parece que para cada narración realizaste un gran estudio. De hecho tal parece que en algunos de ellos hablas de tu propia experiencia, como si lo hubieras vivido. El primero el Silenciamiento es tal vez mi favorito. También me gustó mucho In Re, Federico Bruma. Me trajo recuerdos de tan insigne maestro el que tanto disfrutamos. De hecho me acordé que estando en Madrid, y bebiendo un café con hielo como ellos acostumbran, en una estrecha calle apartada del bullicio, miré por la puerta del local hacia la calle y allí para mi sorpresa caminaba aquel grupo de negros que sobresalían de los demás transeúntes. Era Don Juan con los que imagino eran parte de su familia. En aquel momento pensé lo pequeño del mundo y mi alegría de en mi gran soledad de alma que me abatía en aquellos instantes, pude ver un pedazo de nuestra tierra en el alma de aquel precioso hombre. Tu libro puede catalogarse como una narración histórica con alma de literatura. En realidad y no por alagarte sin razón, es una gran obra. De hecho, tan buena que no creo que la puedas igualar. Ojalá me equivoque. En tu honor la última narración la leí mirando a Villa Palmeras, el barrio de tu padre. No sé si te había dicho que desde mi cueva, en un piso 12, aprecio todo Santurce barrio que me vio nacer y que tanto disfruto mirando sus viejas calles y edificios.

De nuevo te felicito, la disfruté un montón. La recomiendo a ojos cerrados. Te botaste.

José L. Chabert Llompart

PD. Olvidaba mencionarte que el prólogo es muy acertado y gran introducción a la obra.”

COMENTARIOS DE CAPÁ PRIETO

Querida Yvonne:

Anoche me leí de un tirón tu libro Capá Prieto. En primer lugar, deseo felicitarte por la empresa de realizar un texto homogéneo, es decir, que constituye una unidad en su forma y contenido. Escribes muy bien. Toda escritura interesante nos lleva a una reflexión, a un cuestionamiento que va más allá de los límites de la escritura misma. Tu texto me ha hecho pensar en varios aspectos como: la creación, el país, la familia, la historia, etc. Aunque todavía no se ha asentado en mi cabeza el aluvión reflexivo, quiero comunicarte algunas cosas, en el mejor espíritu solidario y, más adelante, compartimos un café y dialogamos con mayor profundidad.

De tus textos me llamaron la atención Barrotes Olvidados y Ficha: Angelamaría Dávila. En el primero, resultó muy acertada la voz de La Princesa y la del personaje. Hay un justo balance que no se pierde a través del relato y el diálogo le da un movimiento a la narración que mantiene al lector amarrado al cuento. En el segundo, la fusión de lo poético con lo narrativo me llamó la atención. La poeticidad del cadáver que posee al patólogo hasta llevarlo a consumir descabelladamente los versos de la infortunada es una imagen poderosa y alucinante no sólo por su sentido escatológico, sino dramático.  Hay relatos donde el diálogo hace que el texto se mueva excelentemente.

El lector que me he convertido con los años tiene unos gustos literarios muy particulares. Primero, los cuentos tienen que relatarme una anécdota y ésta tiene que desarrollarse equitativamente a través de todo el relato. La clave debe ser el balance entre las acciones, las caracterizaciones, las descripciones de los ambientes, y sobre todo, cómo se filtran los significados por medio de todos esos recursos. Si el lector percibe con facilidad su sentido ideológico, se desconecta del mundo narrativo, y todo buen escritor busca quedarse en la mente (con su historia) de cada lector. Segundo, no me gustan los escritores de moda y fórmulas, ésos que escriben siguiendo unas tendencias del momento y buscan deslumbrar al lector con sus destrezas literarias. (No digo que ese sea tu caso, sólo quiero expresarte mis gustos literarios). Hay escritores que escriben muy bien y no dicen nada, pues sus historias están ausentes de la garra emotiva y estética que busco en toda historia.

Te felicito nuevamente por tu libro y espero que más adelante podamos sentarnos a dialogar sobre el mismo. Un abrazo, Payo

Dr. Pablo Canino Salgado
Catedrático
Universidad de Puerto Rico
Recinto de Río Piedras
macpayo@gmail.com

RESEÑA EN PERIÓDICO CLARIDAD DE CAPÁ PRIETO

Claridad / CAPÁPRIETO.

Por Daniel Nina

Me enfrento a este libro particular, de la autora puertorriqueña Yvonne Denis Rosario, y me sorprendo de lo que ya parece ser una tendencia en la literatura de esta primera década del Siglo XXI.  Los escritos en torno a las relaciones raciales, esclavitud y discrimen, finalmente empiezan a emerger.

Yvonne Denis entonces, queriendo o no queriéndolo, se inserta con Capá Prieto (Isla Negra, San Juan, 2009) en una temática que de ordinario había permanecido en el tintero sin salir del mismo.  La literatura realizada en Puerto Rico, sobre la raza, es mucho más limitada que la misma contribución que realizan los puertorriqueños residentes en los EE.UU.  En otras palabras, el tema es tabú en nuestra isla-geografía-isleña.  Aunque la tendencia que en apariencia se define, nos puede llevar a nuevos horizontes.  Black -en Puerto Rico- is finally beautiful, como nos recuerda el poeta Piedro PIetri.

Por esto, el valor de este libro.  Es un libro que habla de frente y sin apuros, de la construcción de la memoria histórica en el país a partir de las relaciones raciales.  Aquí yace su interesante contribución.  El libro es un acercamiento novel a la historia-ficción-recuerdo, de eventos que sí pasaron, pero los cuales en su mayoría son re-interpretados por vía de la literatura.  Y para muestra un botón.  La escritora hace uso de su licencia poética e imagina como en si fueron los eventos que dejaron a personas víctimas y a otras como victimarías.

Yvonne Denis, egresada del programa de maestría en creación literaria de la Universidad del Sagrado Corazón, poeta antes y después de dicho título, y ahora profesora de español en la Universidad de Puerto Rico, es, en adición a una detallada cuentista, una gran historiadora.  Digo esto, pues en su colección de cuentos Capá Prieto, le rinde homenaje a la fusión entre literatura e historia, de forma que nos invita a explorar la historia como hecho fáctico-verídico, ante una literatura ficción-imaginación.  Es muy interesante ese cruce donde nos confunde, a propósito, la autora.  Para saber cuanto es un dato histórico y cuanto es un dato imaginado, hay que leer la obra – y luego descifrar el misterio.

En esta invitación a la literatura histórica, los cuentos de Yvonne Denis, nos llevan por el sendero ya caminado de la literatura continental de Carlos Fuentes, José Luís Borges, Sergio Ramírez y sin lugar a dudas Gabriel García Márquez.  Por otro lado, y en este terruño criollo, hay algo de Abelardo Díaz Alfaro en la literatura de esta autora contemporánea.  En este diálogo lo que se encuentra es la posibilidad de  fusionar dos géneros, y explorar desde esa sintonía un relato nuevo, a veces agradable y en otros casos, como bien lo describe la autora, un tanto desagradable.

Capá Prieto consiste de 12 cuentos, los cuales a veces dialogan entre ellos mismos, y a veces son cuentos independientes, en los cuales desea la autora narrar un incidente ocurrido de forma literaria, o por el contrario, imaginarse una posibilidad distinta.  En esta medida, los cuentos requieren en muchas ocasiones de un lector-a informado de la historia nacional; y de no estarlo, requiere de un lector-a participe, que investigue las pistas histórica y/o literarias que la autora compone en su texto. Y para alcanzar esto que mejor que googoliar los nombres y detalles fácticos del libro.  De repente esto abre otra posibilidad hacia una lectura de mayor complejidad.

Los cuentos “El silenciamiento”, curiosamente comienza en un robo de un dato del archivo general (en Sevilla, España) y termina en el personaje haciendo justicia histórica y compartiendo la información en el barrio Piñones de Loíza.  Lo curioso del dato histórico es que el último cuento del libro, “Bufete de Abogados”, culmina a su vez en un encuentro/desencuentro también en el mismo barrio. Y para saber el desenlace hay que leer el libro.

Los cuentos “Barrotes Olvidados” (sobre Pedro Albizu Campos en la cárcel de la princesa en San Juan), “Periódicos de ayer” (sobre el historiador y bibliotecario boricua de Nueva York, Arturo Schomburg), “La cucaracha y el ratón en la biblioteca” (sobre la primera bibliotecaria mujer en la biblioteca pública de Nueva York, Pura Belpré); “In re:  Federico Bruma” (sobre el encuadernador de notaría más famoso de Puerto Rico:  Juan Boria); “Desahucio en el mar” (sobre el trágico fin de Adolfina Villanueva).  Todos estos cuentos re-crean la historia con la ficción, y son un digno homenaje a estos puertorriqueños cuya vinculación base es su raza: son afro-descendientes boricuas.

Finalmente los cuentos “Ama de leche”, “El turbante del maestro”, “Calle Felipe Rosario Goyco” y “Roble” son un interesante homenaje a las generaciones de esclavos y sus descendientes en Puerto Rico.  Pocas veces se articula esta idea en el país.  Mas aun, pocos son los que vinculan su negritud a la esclavitud.  Estos cuatro cuentos nos permiten realizar dicha recreación.

En este momento crucial donde vivimos un afro-boricua renaissance, en el cual emergen varios autores y autoras intentando darle voz a los sin-voz de la esclavitud y su legado, Yvonne Denis Rosario surge con una voz singular y con mucha fuerza.  El libro hay que conocerlo y leerlo, y sobre todo, disfrutarlo.

Décimas para Capá Prieto e Yvonne Denis por Silverio Pérez…

Décimas

“1

Para Yvonne Denis Rosario

La pariente de Don Felo

Estas décimas revelo

De un íntimo poemario

Que me provocó el glosario

De cuentos, que como reto,

Acometió con respeto

A nuestra historia y cultura

Y en nuestra literatura

Se yergue cual Capá Prieto.

2

El encuentro con Yvonne

Ocurrió aquel primer día

Del curso de Maestría

En Sagrado Corazón

Y me llamó la atención

Su “statement”de negritud

Su pelo, en la plenitud,

De la tarde reclamaba

Atención, que contrastaba,

Con su callada virtud.

3

Ahora miro sus relatos

Dispersos en trece cuentos

De situaciones y eventos

Donde negros y mulatos

Sin remilgos ni recatos

Vienen a primera plana

Rompiendo con la malsana

Intención de ocultamiento

Ya le llegó su momento

A esta negra borincana.

4

Negrito suelta el tambó

Que aquí llegó la cuentera

Por Santurce y por Cantera

La noticia se regó

Que de la historia sacó

Narraciones a granel

En las que venera aquel

Pasado del negro ancestro:

El Turbante del Maestro

Del gran pintor Rafael.

5

En la cárcel La Princesa

Otro maestro, encerrado,

Don Pedro el más venerado

La misma prisión lo expresa

Y hay un lugar para esa

Mujer recia, campesina

La que una bala asesina

De su hogar desalojó

¡Qué mucho me conmovió

su historia Doña Adolfina!

6

Allá en Boca de Cangrejos

La costa a sangre olía

Y la muerte se sentía

Rondando el área a lo lejos

En la bahía, los reflejos

De la luna aún risueña

Que en ser testigo se empeña

De una heroica ocasión

De negros fue el batallón

Que peleó en el Martin Peña.

7

De la familia Gorrión

“Ama de leche”es Maíta

queda la crónica escrita

de lo que era tradición

la negra, que con pasión,

al niño rico lactaba

con dedicación cuidaba

formándolo en tierna calma

una huella así en su alma

de negritud le dejaba.

8

Con un canto a Elegguá

A Orisha, Ibeyi y Osún

Ochosi, Changó y Ochún

Danza Orunla y Yemayá

La rumba ya está formá

Y embulle en nuestra memoria

Se reescribe así la historia

Que del Capá Prieto brota

Y se oye un ¡Qué Negrota!

Del Faraón don Juan Boria.

9

El Periódico de ayer

Nunca publicó un responso

Por Schomburg, Arturo Alonso

Y su inquietante quehacer

Pura Belpré va a leer

Un cuento contra el desvelo

Y se oyen desde el cielo

Melodía y quimeras

Se canta en Villa Palmeras

El Madrigal de Don Felo.

10

Me fui por la Milla de Oro

De carros ataponados

Y un Bufete de Abogados

Quise encontrar con decoro

De negros que a solo un coro

Griten duro: ¡Basta Ya!

Si alguien alarmado está

Con esta imagen que apunto

Frente a frente le pregunto:

¿Y tu abuela, dónde está?

11

Para esa Anjelamaría

Esta el texto más logrado

Con sentimiento narrado

Y mucha  melancolía

Se nota aquí la valía

De la escritora que escruta

Y la poesía permuta

Con dolor y con pasión

Ya puede decir Yvonne

Que “yo misma fui mi ruta”

12

Fueron muchos los percances

Que esta autora superó

En su propia piel sintió

Del prejuicio los alcances

Por eso escoge a Betances

Que en Secreta Sociedad

Lucha por la libertad

Aunque no alcanzara el cetro

Y le llamó Capá Prieto

En prieta complicidad.

13

A trece cuentos de Yvonne

Trece décimas dedico

Y su labor dignifico

Por su gran aportación

Honro así la creación

De un trabajo en el amor

Por eso, este trovador,

Termina su decimario

Nombrando a Denis Rosario

Del Capá Prieto, la Flor.”

Silverio Pérez ©

Miércoles 25 de noviembre de 2009

Museo de la Universidad de Puerto Rico

Recinto de Rio Piedras.

Concurrida la presentación del libro Capá Prieto de Yvonne Denis…

El pasado mes de noviembre en el Museo de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, se realizó la presentación del libro de la escritora Yvonne Denis Rosario.  La actividad sumamente concurrida fue moderada por el Presidente de la Editorial Isla Negra, Carlos Roberto Gómez Beras.  El Dr. Juan A. Giusti Cordero, el escritor, poeta y profesor Alberto Martínez Márquez discurrieron sobre aspectos históricos y literarios del libro.  El artista  Silverio Pérez versó sobre aspectos sociales del libro utilizando unas decimas de su autoría que dedico a la autora.  También estuvo presente entre los invitados el artista y creador de la obra en la portada Samuel Lind, así como la Dra. Marie Ramos Rosado, catedrática de la Universidad de Puerto Rico, quien prologara el libro.  La obra Osaín del artista Lind estuvo expuesta para disfrute del público.

Libro ofrece un foro a las voces silenciadas de la raza negra puertorriqueña

25/11/2009
Por: Nelson E. Vera Santiago
Hoy en las noticias
Radio Universidad de Puerto Rico
radiouniversidad.pr

El dicho dice «quien no tiene dinga, tiene mandinga». Esto denota que en nuestra sangre corre el clamor del negro caribeño. En esta línea versa el más reciente libro de la profesora Yvonne Denis Rosario, Capá Prieto, una colección de 12 relatos que busca hacer justicia a las vidas silenciadas de los ciudadanos afrocaribeños de nuestra Isla.

La autora nos revela que «Capá Prieto, primero que nada, es un título que quise utilizar para jugar, precisamente, con el asunto de la negritud y capá prieto es un árbol endémico en peligro de extinción en el Caribe; y también es el nombre de un grupo comandado por Betances que buscaba la independencia, entre otras cosas, y la abolición de la esclavitud… capa prieto es historias, cuentos de ficción de personajes puertorriqueños negros de la diáspora, y quise rescatar en ella toda la historia de puertorriqueños que la gente no conoce, que han olvidado y tienen una aportación importante a nuestro pueblo.

«Para mí Capá Prieto es Anjelamaría Dávila, Arturo Schomburg, Juan Boria, el Maestro Cordero y su hermana Celestina, una ama de leche, don Pedro Albizu Campos, hasta don Felipe Goyco Rosario, don Felo, eso es Capá Prieto para mí. Capá Prieto soy yo también, Yvonne Denis de Carolina Puerto Rico», añadió.

Este libro es una colección de bocetos reales hechos ficción gracias a la inventiva de Denis Rosario, quien además es profesora en el departamento de Español en la Facultad de Estudios Generales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras y estudiante doctoral en Estudios Hispánicos.

La autora señaló la importancia de reescribir la historia para hacerle justicia a los miles de individuos que han contribuido al quehacer cultural de Puerto Rico pero que han sido silenciados por las clases dominantes de la sociedad. Ante esto la autora comentó que «…hay mucho por hacer, creo que falta, los libros que leen nuestros estudiantes en escuela pública. ¿Dónde están los negros ahí?»

El libro Capá Prieto es construido a base de la conciencia de la autora, de sus vivencias y los relatos orales que se han pasado de generación en generación a través de los miembros de su familia. Por ejemplo, la autora nos comentó sobre su bisabuela quien fue ama de leche que amamantó a los miembros de la prominente familia de banqueros de apellido Carrión. Entre otros relatos se encuentran la batalla librada contra los ingleses en Boca de Cangrejos (donde la mayor parte de la milicia combatiente estaba compuesta por negros), la historia del Maestro Rafael Cordero y su hermana Celestina, y, además, la trágica biografía de Adolfina Villanueva asesinada por la policía en el barrio Tocones de Loíza.

La historia se está reescribiendo constantemente y Capá Prieto es una aportación a este movimiento. Por su parte la profesora Denis Rosario recalcó que el pueblo puertorriqueño debe reconocer la presencia del negro en su cultura.

Capá Prieto ya está disponible en las librerías del país bajo el sello de la editorial Isla Negra.